La política no puede ir contra la familia y la vida

"... se me ocurre aún afrontar con análoga determinación y claridad el riesgo de opciones políticas y legislativas que vayan en contra de valores fundamentales y principios antropológicos y éticos arraigados en la naturaleza del ser humano.

En particular la defensa de la vida humana en todas sus fases, desde su concepción hasta la muerte natural, y la promoción de la familia fundada en el matrimonio, evitando introducir en el ordenamiento público otras formas de unión que contribuirían a desestabilizarla, obscureciendo su caracter peculiar y su insustituible papel social".

Haga aquí su pedido

Hágase amigo

Dónde estamos

Dónde estamos

DondeEstamos 
   
We use cookies

Usamos cookies en nuestro sitio web. Algunas de ellas son esenciales para el funcionamiento del sitio, mientras que otras nos ayudan a mejorar el sitio web y también la experiencia del usuario (cookies de rastreo). Puedes decidir por ti mismo si quieres permitir el uso de las cookies. Ten en cuenta que si las rechazas, puede que no puedas usar todas las funcionalidades del sitio web.