El Cristianismo elevó la familia a un ideal altísimo

Los pueblos primitivos tuvieron de una forma u otra el sentido de familia, pero fue el cristianismo que purificó las costumbres de todos. Elevó a la mujer al rango de compañera del marido. Atemperó la potestad paterna convirtiendo la tiranía egoísta en deber sagrado. Procuró la moralidad con los impedimentos y la indisolubilidad del matrimonio. Desterró la poligamia e imbuyó la vida familiar de un sentido religioso. En suma, transformó la familia en lo que debe ser por naturaleza[1].

Es en la Ley Nueva donde se proclama solemnemente la santidad e importancia de la familia al ser elevado el contrato natural del matrimonio a la dignidad de sacramento, que confiere gracias especiales para el cumplimiento de los deberes de la procreación y recta educación de los hijos, así como para mantener vivo el amor, la fidelidad y la ayuda mutua entre los esposos[2].

No nos proponemos tratar en esta obra de los altos aspectos religiosos y teológicos del sacramento del matrimonio ni de la familia como "iglesia doméstica", que el lector podrá estudiar en el precioso Magisterio de la Iglesia, muy especialmente en los numerosos y luminosos documentos del Papa Juan Pablo II.

Recordemos apenas que el Salvador del Mundo enalteció la vida de familia, al permanecer en ella treinta de los treinta y tres años que vivió sobre la tierra y, como narra el Evangelista, a sus padres "les estaba sujeto". (Luc, 2, 51)

 

 

 

[1] Una excelente síntesis del bien que el Cristianismo trajo a la dignidad de la familia y del matrimonio se puede encontrar en la Encíclica Arcanum Divinae Sapientiae de 10-2-1880, núm. 9, de León XIII.

[2] Con el Sacramento del matrimonio, enseña Pío XI,  los cónyuges "abren para sí mismos el tesoro de la gracia sacramental, de donde han de sacar energías para cumplir sus oficios y obligaciones, fiel, santa y perseverantemente hasta la muerte". Encíclica Casti Connubii, 31-12-1930, núm. 14.

Haga aquí su pedido

Hágase amigo

Dónde estamos

Dónde estamos

DondeEstamos 
   
We use cookies

Usamos cookies en nuestro sitio web. Algunas de ellas son esenciales para el funcionamiento del sitio, mientras que otras nos ayudan a mejorar el sitio web y también la experiencia del usuario (cookies de rastreo). Puedes decidir por ti mismo si quieres permitir el uso de las cookies. Ten en cuenta que si las rechazas, puede que no puedas usar todas las funcionalidades del sitio web.