Los padres solidariamente deben amar a sus hijos, atenderlos corporal y espiritualmente y procurarles un porvenir humano proporcionado a su estado y condición social. Son los primeros responsables por su educación. "La buena o mala conducta de los hijos proviene, la mayoría de las veces de la buena o mala educación que recibieron de sus padres", recuerda San Alfonso María de Ligorio[1].

También deben los padres aconsejar a sus hijos, pero respetar la elección del estado que ellos quieran adoptar[2].

Los hijos deben amor, reverencia y obediencia a los padres. "Con todo tu corazón honra a tu padre y no olvides los dolores de tu madre", exhorta el Libro Sagrado (Eclo. 7, 29). "Guarda, hijo mío, los mandatos de tu padre y no des de lado las enseñanzas de tu madre", dice el libro de los Proverbios (6, 20).

"Cuando los hijos son mayores deben seguir respetando a sus padres. Deben prevenir sus deseos, solicitar dócilmente sus consejos y aceptar sus amonestaciones justificadas", manda el Catecismo (núm. 2.217). "Acoge a tu padre en su ancianidad y no le des pesares en su vida. Si llega a perder la razón, muéstrate con él indulgente y no le afrentes", enseña el Eclesiástico (3, 14-15). Los hijos deben prestar ayuda material a los padres, si éstos en su ancianidad, no pueden valerse por sí mismos[3].

Los hermanos se deben mutuamente cariño, unión, edificación y ayuda. Igual exigencia existe entre los parientes en la medida y proporción de su proximidad al tronco común. El Cardenal Gomá, escribía: "Hay pues, en el espíritu de fraternidad, una fuerza imponderable en orden a la grandeza de la familia y de la sociedad. Es, ante todo, el amor fraternal el más firme baluarte del espíritu de familia [...]. La unión de los hermanos es la fuerza de la casa y su propia fuerza"[4].

 

 

[1] Oeuvres Complètes -  Oeuvres Ascétiques, Casterman, Tournai 1877, 2ª. ed., tomo XVI, p. 474.

[2] Pecan gravemente los padres que pretenden imponer a los hijos su voluntad en la elección del estado. (Principios de Teología Moral, Lanza-Palazzini, Rialph, Madrid, 1958, tomo II, pp. 447).

[3] Cf.  P. Antonio Royo Marín. Teología Moral para Seglares, BAC, Madrid, 1957, tomo I, pp. 668-669.

[4] La familia, c. 8 p. 299-300, en P. A. Royo Marín, OP, Teología Moral para Seglares, B.A.C., Madrid, 1961,  tomo I, pp. 670-671.

Haga aquí su pedido

Hágase amigo

Dónde estamos

Dónde estamos

DondeEstamos 
   
We use cookies

Usamos cookies en nuestro sitio web. Algunas de ellas son esenciales para el funcionamiento del sitio, mientras que otras nos ayudan a mejorar el sitio web y también la experiencia del usuario (cookies de rastreo). Puedes decidir por ti mismo si quieres permitir el uso de las cookies. Ten en cuenta que si las rechazas, puede que no puedas usar todas las funcionalidades del sitio web.