Hoy todo se invirtió. Como tipo del hombre "libre" se tiene al hippy o al punk,  que deambula sin rumbo, o al terrorista, que esparce violencia a su gusto. Por el contrario, se tiene por atado, no libre, a quien vive en la obediencia a las leyes de Dios y de los hombres.

En la perspectiva que estamos abordando, es "libre" el hombre a quien la ley faculta a comprar las drogas que quiera, usarlas como entienda, y, por fin,... esclavizarse a ellas. Y es tiránica, esclavista, la ley que veda al hombre sojuzgarse a la droga.

Siempre en esta estrábica perspectiva, hecha de inversión de valores, es libre quien, con la razón obnubilada y la voluntad quebrada, impelido por la locura de los sentidos, tiene la facultad de deslizarse voluptuosamente en el tobogán de las malas costumbres. Y es "esclavo" aquel que sirve a la propia razón, vence con fuerza de voluntad las propias pasiones, obedece las leyes divinas y humanas y vive ordenadamente.

El afecto sagrado y los deberes del matrimonio tienen algo que vincula, que liga, que ennoblece. A las cadenas con que una persona queda presa llamamos "esposas". Esto horrorizará a los divorcistas, pues recuerda la indisolubilidad del matrimonio. Es una alusión al vínculo que debe unir a los esposos.

Sobre todo es "esclavo", en esa perspectiva, aquel que para garantizar más enteramente su libertad, opta por someterse a autoridades que lo guíen hacia donde debe llegar. ¡Hasta allá nos lleva la atmósfera actual, impregnada de freudismo!

Haga aquí su pedido

Hágase amigo

Dónde estamos

Dónde estamos

DondeEstamos 
   
We use cookies

Usamos cookies en nuestro sitio web. Algunas de ellas son esenciales para el funcionamiento del sitio, mientras que otras nos ayudan a mejorar el sitio web y también la experiencia del usuario (cookies de rastreo). Puedes decidir por ti mismo si quieres permitir el uso de las cookies. Ten en cuenta que si las rechazas, puede que no puedas usar todas las funcionalidades del sitio web.