Lo que es necesario en los colegios es una educación para la castidad

Visto el ejemplo anterior, se comprueba cuánta razón tienen los principios expuestos en el núm. 1 de este capítulo, de que la educación sexual cabe, en principio, a los padres y no a los colegios. Por deficiente que ella pudiese ser, nunca llegará a las deformaciones referidas arriba.

Por el contrario, escuelas y colegios tienen obligación de, en vez de educación sexual, ofrecer una educación y una formación  para la castidad. Es su función dar una educación moral recta, profunda y completa a la altura de los desafíos que la situación de hoy impone y que el presente estudio muestra.

Quien habla de formación moral, habla de educación religiosa. Porque una moral que no se fundamenta en la Religión es completamente insuficiente y vacía. Como dijimos, es la Iglesia infalible quien interpreta la Ley natural y la Ley divina. Los hombres, sin esa infalibilidad dejada bondadosamente por Nuestro Señor Jesucristo a su Esposa Mística, y demostrada en 2000 años de historia, no tienen rumbo definido para su comportamiento. Cambian de ética al sabor de los vientos y de los caprichos.

¿Cómo pensar, por ejemplo, que sin basarse en las leyes natural y divina, el Estado u organismos internacionales laicos, definan  las pautas morales que debemos seguir para conducir nuestra existencia? ¿Con qué fundamento y con qué autoridad?

El pueblo español, a pesar --o quizás, por causa-- de la crisis moral por la cual atraviesa, sabe sin duda discernir bien esta necesidad. Y en medio de la secularización, paganización y ateísmo práctico reinante, desea, por abrumadora mayoría (82 por ciento, según el Centro de Investigaciones Sociológicas), que se suministren clases de la religión católica, inclusive en los centros públicos[1]. Ver al respecto la sección Educación religiosa.

 

 

[1] Cf. Alfa y Omega, 9-5-2002.

Haga aquí su pedido

Hágase amigo

Dónde estamos

Dónde estamos

DondeEstamos 
   
We use cookies

Usamos cookies en nuestro sitio web. Algunas de ellas son esenciales para el funcionamiento del sitio, mientras que otras nos ayudan a mejorar el sitio web y también la experiencia del usuario (cookies de rastreo). Puedes decidir por ti mismo si quieres permitir el uso de las cookies. Ten en cuenta que si las rechazas, puede que no puedas usar todas las funcionalidades del sitio web.