Educación sexual en los colegios

Por derecho natural, la autoridad para dar educación a los hijos, inclusive y sobre todo en materia de sexualidad, pertenece a los padres, y en lo que dice respecto a la formación religiosa y moral, pertenece también a la Iglesia. Sólo en caso suplementario, o sea, cuando el niño tiene necesidades y a los padres es imposible atender de modo adecuado, les incumbe a la Iglesia y al Estado, cada uno conforme el caso, intervenir en favor de la educación del menor.

La educación sexual en los colegios llega a incontables niños, cuyos padres, en su gran mayoría, están dispuestos a dar esa información ellos mismos, directamente, en la discreción de su hogar, cuando la situación psicológica de los hijos lo hiciere aconsejable.

Establecer en los colegios esa información de forma obligatoria y colectiva, es crear para numerosos padres un falso e insoportable dilema entre consentir que esa educación llegue al alcance de sus hijos en edades, circunstancias y a través de personas que muchas veces ellos no consideren adecuadas para este efecto, o adoptar una actitud de "gendarme" delante de los hijos y del colegio. Lo que no puede dejar de colocarlos mal.

Consideremos el caso de niños que no reciben educación sexual porque sus padres no quieren o no se atreven. No faltarán en el entorno de cada familia las personas que estarán dispuestas a dar esa formación, de acuerdo con los padres, o de indicar el mejor medio de obtenerla, por ejemplo, junto al respectivo párroco, a una religiosa o a un educador cualificado.

El problema se transforma en un caso de conciencia por el hecho de que, en muchos colegios, lo que se enseña  a los niños es diametralmente lo opuesto al orden natural, a las convicciones de la casi unanimidad de las familias y al sentido moral y religioso que el niño y los padres tienen.

Haga aquí su pedido

Hágase amigo

Dónde estamos

Dónde estamos

DondeEstamos 
   
We use cookies

Usamos cookies en nuestro sitio web. Algunas de ellas son esenciales para el funcionamiento del sitio, mientras que otras nos ayudan a mejorar el sitio web y también la experiencia del usuario (cookies de rastreo). Puedes decidir por ti mismo si quieres permitir el uso de las cookies. Ten en cuenta que si las rechazas, puede que no puedas usar todas las funcionalidades del sitio web.