"No puedo acallar, en una circunstancia tan solemne, otra grave amenaza que pesa sobre el futuro de este país, condicionando incluso hoy su vida y sus posibilidades de desarrollo. Me refiero a la crisis de los nacimientos, al decrecimiento demográfico y al envejecimiento de la población. La cruda realidad de las cifras obliga a tomar acto de los problemas humanos, sociales y económicos que esta crisis planteará inevitablemente a Italia en las próximas décadas, pero sobre todo estimula --es más, me atrevo a decir, obliga-- a los ciudadanos a un compromiso responsable y conjunto para favorecer una clara inversión de tendencia.

La acción pastoral a favor de la familia y de la acogida de la vida, y más en general de una existencia abierta a la lógica del don de sí mismo, son la contribución que la Iglesia ofrece a la construcción de una mentalidad y de una cultura que permitan esta inversión de tendencia. Pero son también amplios los espacios para una iniciativa política que, manteniendo firme el reconocimiento de los derechos de la familia como sociedad natural fundada en el matrimonio, según la afirmación de la misma Constitución de la República Italiana (Cf. artículo 29), haga social y económicamente menos onerosas la procreación y educación de los hijos"[1].

A su vez, el Cardenal Camillo Ruini, presidente de la Conferencia Episcopal Italiana, pocos días después confirmaba este diagnóstico al afirmar que "la crisis más grave que atraviesa Italia en estos días es la de la falta de nacimientos", y que "no es un problema sólo de Italia, sino también europeo"[2].

Y también el Papa Benedicto XVI, en la catequesis del  31 de agosto de 2005, al referirse a la triste situación de ausencia de hijos, recordó que "la generación es un don portador de vida y de bienestar para la sociedad. Somos concientes de ello por el hecho que en nuestros días existen naciones privadas de energía y del futuro encarnado por los hijos a causa de la caída demográfica".

¡Pensar que España está a la cabeza de Europa en esta crisis, con la más baja natalidad del Continente! Si no cambiamos de rumbo, ¿no nos estaremos autodemoliendo?

 

 

[1] Traducción de Zenit, 14-11-2002.

[2] Zenit, 22-11-2002.

Haga aquí su pedido

Hágase amigo

Dónde estamos

Dónde estamos

DondeEstamos 
   
We use cookies

Usamos cookies en nuestro sitio web. Algunas de ellas son esenciales para el funcionamiento del sitio, mientras que otras nos ayudan a mejorar el sitio web y también la experiencia del usuario (cookies de rastreo). Puedes decidir por ti mismo si quieres permitir el uso de las cookies. Ten en cuenta que si las rechazas, puede que no puedas usar todas las funcionalidades del sitio web.