El hambre tampoco justifica bajar la natalidad

Uno de los mayores mitos propagados en el mundo, en el siglo pasado, fue que la tierra no tendría recursos suficientes para alimentar a su creciente población[1]. De ahí se concluía que para evitar el hambre y la pobreza era necesario bajar la natalidad. A este problema se le llamaba la "bomba demográfica".

La realidad ha desmentido este mito. La División de Población del Departamento de Economía y Asuntos Sociales de las Naciones Unidas ha publicado recientemente un informe titulado: "Población, Medio Ambiente y Desarrollo". He aquí algunos datos importantes:

  • Entre los años 1900 y 2000, la población mundial creció desde 1.600 millones a 6.100 millones de personas. Es decir,  se multiplicaba por cuatro, mientras el producto bruto real se incrementaba entre 20 y 40 veces, permitiendo al mundo no solamente sostener una población cuatro veces superior, sino también hacerlo con condiciones de vida francamente superiores.

  • El porcentaje de población mundial que vive en absoluta pobreza (con menos de un dólar al día), bajó desde cerca del 28 por ciento en 1987, al 24 por ciento en 1998.

  • La producción agrícola mundial ha superado al crecimiento de población, y el precio real de los alimentos ha bajado.

  • En cuanto a la cuestión de la comida, el Director General de la Organización de la Alimentación y la Agricultura, Dr. Jacques Diouf, en una nota de prensa para el Día Mundial de los Alimentos, hacía mención a los principales obstáculos para reducir el hambre, citando la falta de paz y estabilidad política, sin hacer mención al nivel de población.

Se entiende, pues no hay relación entre ambas realidades. Muchos de los países más densamente poblados están en Europa, donde los alimentos sobran. El Sureste de Asia, designado con frecuencia por los comentaristas que alertan sobre los peligros de población, tiene el mismo número de personas por kilómetro cuadrado que el Reino Unido. Mientras que Holanda, Bélgica y Japón están muchísimo más densamente poblados que la India.

Además, en el futuro, el mayor crecimiento de población tendrá lugar en las ciudades, dejando sin aumento la densidad de población de la mayor parte de la Tierra. Según los pronósticos, en los próximos treinta años la población rural del mundo permanecerá casi inmutable[2].

 

 

[1] Se basaba en la tristemente famosa e inconsistente ley de Malthus, del siglo XIX: "la población humana crece geométricamente y los recursos crecen aritméticamente".

[2] Cf. Zenit, 2-3-2002.

Haga aquí su pedido

Hágase amigo

Dónde estamos

Dónde estamos

DondeEstamos 
   
We use cookies

Usamos cookies en nuestro sitio web. Algunas de ellas son esenciales para el funcionamiento del sitio, mientras que otras nos ayudan a mejorar el sitio web y también la experiencia del usuario (cookies de rastreo). Puedes decidir por ti mismo si quieres permitir el uso de las cookies. Ten en cuenta que si las rechazas, puede que no puedas usar todas las funcionalidades del sitio web.