Consecuencias socio-económicas de la falta de jóvenes

Si no es modificada la actual tendencia, los demógrafos pronostican no sólo que España será la nación con población más vieja del mundo en el año 2050[1], sino que también sucederán una serie de consecuencias catastróficas en materias económica y social.

No nos cabe hacer un análisis de estas proyecciones, que a veces son exageradas, o presentar contrafuertes. Es un tema para especialistas. Deseamos solamente  reproducir algunas afirmaciones que los diarios publican, que muestran, en su conjunto, una situación que no puede dejar de preocupar, aún cuando una u otra de esas conclusiones sea discutible.

arrow "En apenas cinco décadas, España perderá, según datos de Naciones Unidas, el 22 por ciento de su población, de manera que en lugar de cuarenta millones de personas habrá poco más de treinta y uno"[2]. Otra estimación del Departamento de Población de las Naciones Unidas afirma que "España pasará de 41 millones de hoy día a 37 millones dentro de medio siglo"[3].

arrow "Según informaciones recientes de la ONU, si continúan las tendencias actuales, España se convertirá en el país más envejecido del mundo dentro de 50 años, con más del 35 por ciento de mayores de 65 años"[4].

 

arrow "La proporción entre población activa y pasiva, que en España es en la actualidad de 4 a 1 [...] será de 2 a 1 en 2050"[5]. Las consecuencias de este fenómeno en los sistemas económicos tradicionales  son enormes, porque los trabajadores pagan la jubilación de los retirados[6].

 

arrow "Para garantizar la sostenibilidad (!) de pensiones y de las prestaciones sociales [...], los expertos han apuntado la necesidad de promover el retraso de la edad de jubilación más allá de los 65 años, tal como se acordó en la reciente cumbre de jefes de Estado y de gobierno en Madrid"[7].

 

arrow "La lista de efectos negativos derivados de una situación de alta dependencia senil, como la que se avecina para España y todo el entorno occidental, como consecuencia de la escasa natalidad, es muy larga. Entre otros: disminución del número de personas en la población activa; envejecimiento progresivo de esa población activa; desequilibrios en la política de jubilación; desequilibrios en la inversión y ahorro individual y familiar; posible disminución en las rentas familiares disponibles; aumento del gasto sanitario de forma desorbitada, etc."[8].

 

arrow Según el "Informe de estrategia" que remitirá el Gobierno Español a la Comisión Europea, el sistema de la Seguridad Social entrará en déficit a partir de 2015, cuando tendrá que comenzar a utilizarse el Fondo de Reserva. Para evitar eso, el Ministerio del Trabajo propone una serie de medidas que afectan las pensiones de viudedad, el costo de las prestaciones, las prejubilaciones y las pensiones de incapacidad[9].

 

arrow Las últimas proyecciones de las Naciones Unidas aseguran que el coste de la asistencia médica en los países desarrollados aumentará un 48 por ciento entre el año 2000 y el 2050. "Por otra parte, la probabilidad de sufrir alguna discapacidad física aumenta de forma importante a edades muy avanzadas"[10].

 arrow "El número de personas mayores de 65 años que requerirán cuidados médicos en los países desarrollados se incrementará entre un 50 y un 120 por ciento en 2025 respecto a los niveles de 1995"[11].

 

[1] Cf. ABC, 9-4-2002.

[2] ABC, 9-4-2002.

[3] ABC, 27-2-2003.

[4] Alban d´Entremont, profesor de Geografía Económica y Geografía de la Población de la Universidad de Navarra, in Alfa y Omega, 19-6-2002.

[5] ABC, 9-4-2002.

[6] Cf. El Mundo, 6-4-2002.

[7] ABC, 2-4-2002, noticiando los trabajos del "Foro de Valencia".

[8]  Prof. Alban d´Entremont, en Alfa y Omega, 19-6-2002.

[9]   Cf. ABC, 22-7-2005.

[10] Cf. ABC, 3-4-2002.

[11] Gro Harlen Brundtland, directora general de la Organización Mundial de la Salud, en ABC, 10-4-2002.

Haga aquí su pedido

Hágase amigo

Dónde estamos

Dónde estamos

DondeEstamos 
   
We use cookies

Usamos cookies en nuestro sitio web. Algunas de ellas son esenciales para el funcionamiento del sitio, mientras que otras nos ayudan a mejorar el sitio web y también la experiencia del usuario (cookies de rastreo). Puedes decidir por ti mismo si quieres permitir el uso de las cookies. Ten en cuenta que si las rechazas, puede que no puedas usar todas las funcionalidades del sitio web.