La magnificencia de la procreación

El matrimonio, como vimos en la sección a él dedicada, no fue instituido ni restaurado por obra de los hombres, sino por obra divina. Sus leyes, por  tanto, no pueden estar sujetas al arbitrio de ningún hombre. Dios, autor de todas las cosas, bien sabe lo que es más conveniente a su naturaleza y conservación[1].

Uno de los dones más bellos que Dios atribuyó al hombre fue hacerlo partícipe de su acción creadora y de su paternidad, por la función de transmitir la vida humana. La intensa alegría que comúnmente se observa en una madre y en un padre, al recibir un hijo, manifiesta intuitivamente el reconocimiento de la magnificencia de ese don.

 "Ningún hombre viene a la existencia por azar"[2]. Todos y cada uno están previstos por Dios y amados por Dios. En la procreación el hombre tiene la gloria de poder colaborar conscientemente con el acto creador de Dios, y el resultado de ello es que la vida humana se torna sagrada y sus hijos son al mismo tiempo hijos de Dios.  Más magnífico aún es este don si consideramos lo que enseña, con grandeza de horizontes, el Papa Pío XI, de que "los hombres se engendran principalmente no para la tierra y el tiempo, sino para el Cielo y la eternidad"[3].

La perspectiva de Dios, al hacer al hombre participante de su creación, se expresa con belleza y simplicidad en la Escritura Sagrada:

"Antes de haberte formado yo en el seno materno, te conocía...".

 

 

 

[1] Cf. Pío XI, Encíclica Casti connubii, 31-12-1930, núm. 5.

[2] Juan Pablo II, Discurso Con animo lieto, 17-9-1983, núm. 1.

[3] Encíclica Casti connubii, 31-12-1930, núm. 69.

Haga aquí su pedido

Hágase amigo

Dónde estamos

Dónde estamos

DondeEstamos 
   
We use cookies

Usamos cookies en nuestro sitio web. Algunas de ellas son esenciales para el funcionamiento del sitio, mientras que otras nos ayudan a mejorar el sitio web y también la experiencia del usuario (cookies de rastreo). Puedes decidir por ti mismo si quieres permitir el uso de las cookies. Ten en cuenta que si las rechazas, puede que no puedas usar todas las funcionalidades del sitio web.