La transmisión del espíritu de familia

El espíritu familiar se manifiesta por varios indicios. Mantiene viva la unión entre las sucesivas generaciones. Hay honradez, trabajo y cariño en los hogares humildes. Grandes hechos, virtud insigne y hasta gloria en las estirpes ilustres. En uno y otro caso, un buen y legítimo patrimonio moral que grandes y pequeños pueden dejar a su posteridad, incomparablemente más precioso  que el patrimonio material.

 

 

 

 

Las esquelas fúnebres de nuestros diarios son un reflejo aún de ese espíritu de familia en España. En ellas, se evocan antiguas estirpes o apellidos comunes. Los parientes toman parte en el comunicado fúnebre y se asocian al dolor en una demostración de que el tronco familiar es bastante pujante para alimentar su unidad aún con las ramas más distantes. 

La solidaridad atraviesa los años. A veces la esquela comunica el décimo aniversario de la muerte de... 

Además del sentido de familia, es de notar el tono solemne. Los nombres vienen por extenso, con los títulos y dignidades que hubieren tenido. Es que la muerte es terriblemente majestuosa, y todo lo que se aproxima a ella participa de su grandeza. Más que la grandeza o pequeñez del hombre, la muerte deja ver la infinita y tremenda grandeza de Dios. La seriedad y solemnidad de estos avisos caben bien para hacer sentir la gravedad de este "fin de mundo", que es para cada hombre el momento en que deja esta vida.

Es bonito notar también la referencia frecuente en estos comunicados de la recepción postrera de los Sacramentos o de la bendición del Vicario de Cristo; noticias las más importantes a respecto de quien pasa a la otra vida.

Junto a tanta ufanía de familia, se nota una gran humildad: está bien viva la noción de la miseria humana, y se piden finalmente oraciones por el ser querido.

Haga aquí su pedido

Hágase amigo

Hágase amigo


DonaciónA través de Bizum, código 01260

Dónde estamos

Dónde estamos

DondeEstamos